Encuentra la libertad financiera siguiendo estos sencillos pasos

Como lo adelantamos la semana pasada, hoy complementaremos nuestro artículo sobre educación financiera, un tema que esperamos haya sido tan interesante para ustedes,  como lo fue para nosotros; pero bueno sin más espera, iniciamos.

La educación financiera se define como “la capacidad de entender cómo funciona el dinero en el mundo, como una persona lo obtiene (gana), lo administra, lo invierte y lo dona para ayudar a los demás”.

Partiendo de este concepto, la educación financiera comprende cuatro temas  básicos con los que necesitamos estar involucrados:

  1. Ahorro.
  2. Ahorro para el retiro.
  3. Crédito.
  4. Inversión

Estos cuatro conceptos llevados a una buena práctica, son el pilar de una vida financiera sana, así que si no estás familiarizado con alguno no te preocupes, déjanos ponerte un poco claro cada uno de estos conceptos.

  1. AHORRO.

Comencemos con el ahorro, la definición de ahorro según el diccionario de economía “El Economista”, nos dice que “se llama ahorro, al excedente de cualquier bien económico del ingreso mensual que obtiene una persona o empresa con el fin de guardarlo para un futuro”, al final de un periodo. Vulgarmente podemos hablar de la acción de apartar un porcentaje.

Partiendo de esto, hay 3 diferentes tipos de ahorro:

– El  ahorro privado: es aquel que realizan organizaciones privadas (básicamente familias, instituciones sin ánimo de lucro y empresas). El ahorro de una empresa privada autónoma, equivale a su beneficio, menos la parte de éste que es repartida a sus propietarios o accionistas en forma de dividendos o participación en beneficios.

– El ahorro familiar: es igual a la renta disponible familiar menos el consumo privado y los impuestos.

– El ahorro público: lo realiza el estado, el cual también recibe ingresos a través de impuestos y otras actividades, a la vez que gasta en inversión social, en infraestructura (carreteras, puentes, escuelas, hospitales, etc.), en justicia, en seguridad nacional, etc. Cuando el Estado ahorra quiere decir que sus ingresos son mayores que sus gastos y se presenta un superávit fiscal; el caso contrario conduciría a un déficit fiscal.

Los expertos economistas recomiendan el ahorro  del  30% al 40% de nuestros ingresos para mantener unas finanzas personales saludables, pero en el día a día se hace muy difícil cumplir ese porcentaje, por lo tanto podrías iniciar ahorrando  el 10% de tus ingresos para crear una cultura de ahorro y así obtener ese buen habito.

 

Por lo pronto te dejamos hasta esta parte. Espera el resto de la info y las recomendaciones en nuestro artículo de la próxima semana. Te invitamos a mantenerte informado y recibir más información valiosa que te ayude a una mejor toma de decisiones.

ACMES – Seguros y Fianzas

Suscríbete a nuestro Blog y síguenos en redes sociales.

ACMES Seguros y Fianzas

 @Acmes Mexico

ACMES Seguros y Fianzas